Gente embadurnándose con una mezcla de pinturas de varios colores, y una voz en off que dice “A veces ponemos más sustancias químicas de las necesarias sobre nuestra piel”. Así comienza el spot publicitario de un famoso gel de ducha, que promete un “cero por ciento colorantes y cero por ciento parabenos. Más saludable para tu piel, mejor para el medioambiente”.

Más allá de lo obvio de que nuestra piel está formada por sustancias químicas, y sobre ella sólo hay sustancias químicas, puesto que no hay nada que no sea químico, a no ser que sea la propia nada. ¿A qué llaman sustancias químicas?

En el spot español, supongo que para evitar resaltar la obviedad de que todo es química optaron por añadir otro adjetivo: sustancias químicas artificiales. Según la RAE, artificial (entre otras acepciones) significa “hecho por el ingenio humano”, es decir, que no se encuentra libre en la naturaleza como tal y hay que sintetizarlo.

¿Es este gel de ducha no artificial? Es decir ¿lo encontramos libre en la naturaleza y esta marca se dedica a envasarlo? Evidentemente no.

gel-ducha-sanex-zero

No hay más que darle la vuelta a uno de estos envases y leer la etiqueta para ver de qué está compuesto. De los 10 ingredientes de los que se compone este gel sólo dos se encuentran libres en la naturaleza: agua y cloruro sódico (sal común). El resto son productos de síntesis.

Pero ojo, los productos de síntesis, los artificiales, no por ello son nocivos para la salud o para el medioambiente como nos hace creer este spot. De hecho todos ellos, los que lleva el producto y los que asegura no llevar, están permitidos y no producen ningún perjuicio; está científicamente demostrado.

Lo que han hecho para comercializar este producto es reemplazar unos compuestos por otros con propiedades similares, para así garantizar que la eficacia de este producto es la misma que la de cualquier otro gel, pero que no lleva ciertos “químicos”. Y mal que nos pese a los que somos químicos (o científicos en general) está de moda publicitar un producto como “natural”, aun a sabiendas de que tal afirmación es una falacia, por definición, puesto que lo natural y lo artificial están hechos de lo mismo: química; esa encantadora combinación de elementos que da lugar a todo lo que tenemos a nuestro alrededor.

Estos publicistas saben que actualmente “lo químico” no vende. Se aprovechan del acientificismo generalizado (en este caso de la quimiofobia) y lo fomentan, sin escrúpulos, sin rigor, sin principios. No deja de llamarme la atención que unos laboratorios químicos especializados en cosmética traten de vender su producto menospreciando justamente a lo que se dedican: la Química. En realidad es curioso.

0315903_l

En la etiqueta del gel observamos que no lleva ni parabenos, ni colorantes, ni ftalatos, ni fenoxietanol. ¿Por qué no los lleva? ¿Son perjudiciales? Vayamos de uno en uno:

  • – Los parabenos son conservantes (bactericidas y fungicidas). Su eficacia como conservantes en combinación con su bajo coste y su largo historial de inocuidad en su uso los convierten en los conservantes de mayor uso, tanto en alimentación como en cosmética. En la actualidad estos productos están siendo socialmente vapuleados, a pesar de no haberse encontrado ninguna evidencia científica sobre sus perjuicios para la salud o el medioambiente. [1] [2] [3]
  • – Los colorantes son sustancias capaces de dar color. Existe una amplia lista de colorantes de uso común aprobados por la UE, cuya seguridad para la salud y el medioambiente han sido probados. Figuran bajo los códigos que van del E-100 al E-200, y en su mayoría son compuestos de origen vegetal y mineral. Evidentemente no ofrecen ninguna propiedad ventajosa para un gel de ducha más allá de mejorar su apariencia.
  • – Los ftalatos son plastificantes (sustancias empleadas para otorgar mayor flexibilidad a los plásticos). Sería muy extraño encontrarlo en la composición de un gel, ya que no tendría ninguna utilidad.
  • – El fenoxietanol se utiliza como bactericida y antiséptico dermatológico, normalmente en cremas, ya que tiene una textura similar al aceite y es incoloro, pero no ofrece ninguna característica útil para un gel de ducha, por lo que sería improbable encontrarlo en alguno.

De estas cuatro sustancias que no lleva este gel de ducha no hay ninguna que sea imprescindible en un gel, ya que las que sí lo son (los tensioactivos, los suavizantes, los agentes espumantes, etc.) sí están presentes. Incluso se han cuidado de añadir otros compuestos indispensables para la estabilidad, seguridad y duración del producto: los conservantes E-325 (lactato de sodio) y E-211 (benzoato sódico), en lugar de parabenos.

sanex1 (1)

Analicemos ahora qué lleva este producto, y si esos ingredientes son o no “sustancias químicas artificiales”. Ya les adelanté que sí lo son, ocho de diez lo son. Veamos:

  • Agua
  • – El lauril éter sulfato sódico es un tensioactivo, y como tal se emplea como detergente en jabones, ya que al tener carácter anfipático -con afinidad por los compuesto polares, como el agua, y por los apolares, como las grasas- es capaz de “encapsular” la suciedad acumulada en la piel y eliminarla. No se encuentra libre en la naturaleza, es un compuesto que se sintetiza por sulfonación del dodecanol y posterior neutralización con una sal básica como el carbonato sódico.
  • – La glicerina es el 1,2,3-propanotriol. Aumenta la detergencia de los jabones y da un aspecto suave a la piel. Es un producto de síntesis, ya que no se encuentra libre en la naturaleza. Es un subproducto de la fabricación de jabones a partir de ácidos grasos (saponificación), y también es un subproducto de la obtención del biodiesel (por transesterificación).
  • Cocamidopropil betaína (CAPB) es un compuesto orgánico derivado de aceite de coco y dimetilaminopropilamina. Es  un zwitterion que consta tanto de un catión de amonio cuaternario y un carboxilato. Se utiliza como un agente tensioactivo. Se prepara por reacción del ácido cloroacético con la amida derivada de la dimetilaminopropilamina y ácido láurico.
  • – El cloruro sódico o sal común; que se utiliza para dar mayor viscosidad al producto.
  • – El glucósido de coco es un surfactante no iónico (detergente) y también se emplea como agente espumante.
  •  – Perfume (no lo especifica)
  • – El lactato sódico es una sal de ácido láctico que se sintetiza (no se encuentra libre en la naturaleza) por fermentación de azúcares. Se emplea como conservante bajo el código E-325.
  • – El ácido láctico o ácido 2-hidroxi-propanoico tiene propiedades suavizantes como las del glicerol. Se obtiene de la fermentación de azúcares o por reacción de  etanol, cianuro de sodio y ácido sulfúrico en medio acuoso. [4] [5]
  • – El benzoato sódico es un conservante. Su código es el E-211. [6]

Para finalizar volvamos a repasar lo que dice la voz en off del spot:

uid

“A veces ponemos más sustancias químicas de las necesarias sobre nuestra piel. Usa gel ***** Zero%, cero por ciento colorantes y cero por ciento parabenos. Más saludable para tu piel, mejor para el medioambiente”.

Ni es más saludable, ni es mejor para el medioambiente, ni tiene menos sustancias químicas artificiales que cualquier otro gel. Eso sí, no lleva parabenos ni colorantes, eso es verdad, aunque ¿qué importancia real tiene que los lleve o no?

Si te ha gustado este artículo puedes promocionarlo votando aquí.

Esta entrada participa en el XXV Carnaval de la Química alojado en “ISQCH – Moléculas y reacción” el blog de divulgación del Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea del CSIC y la Universidad de Zaragoza.