Normalmente se ponen en contacto conmigo centros educativos, instituciones o empresas para que imparta cursos o dé charlas sobre los temas que suelo tratar en este blog: la química en alimentación y cosmética, metodología en la enseñanza de las ciencias, la quimiofobia como estrategia publicitaria, o cómo la química ha influido en el desarrollo del Arte. Sin embargo esta semana se puso en contacto conmigo alguien muy especial: LEGO.

¿Qué tiene que ver LEGO con lo que yo hago? Es ahí cuando me hablaron del set Instituto de investigación, fruto de LEGO Ideas. La propuesta consistía en comprobar si efectivamente podría utilizarse un juguete como apoyo a la divulgación científica o en alguna actividad relacionada con la enseñanza de las ciencias; al fin y al cabo, igual que los juguetes de LEGO, la Ciencia tiene mucho de imaginación y creatividad, así que me pareció una buena oportunidad para probar algo nuevo. Se me ocurrió que sería interesante montar el set en una clase un tanto atípica, con algún estudiante de secundaria, y después contar qué temas fueron surgiendo y si efectivamente este set fomenta la curiosidad científica, y quizá algo más.

Lo que hice fue proponerle a Raquel, estudiante de 4º de ESO, montar el set conmigo. Raquel es una persona muy curiosa, le interesa la ciencia y todo lo que tiene que ver con los animales. Una de sus mejores cualidades es que es terriblemente espontánea, natural e ingeniosa. También es muy inteligente, pero por el momento no le gusta estudiar, al menos no de la forma tradicional, eso de ponerse delante de un libro y leer lo mismo varias veces le aburre, de hecho sus notas no suelen ser muy buenas por eso. En cuanto le pregunté qué le parecería montar un set científico de LEGO conmigo se mostró entusiasmada. La experiencia fue todavía mejor de lo  esperado:

En cuanto le di el set a Raquel, lo primero que dijo fue ¡Qué cuqui! E inmediatamente comenzó a hacer preguntas sobre qué eran algunas de las cosas que aparecían en la fotografía de la caja:

-¿Cómo se llaman estos dibujos de las estrellas que hay en la pizarra?

-Constelaciones.

-Ah, es verdad, ¿y en esta que pone Orión, es eso del cinturón de Orión? Porque eso más que un cinturón parece sólo la hebilla.

– Orión es la constelación entera, y el cinturón es sólo esa línea central. Está formado por tres estrellas que son las tres Marías, o los Reyes Magos.

-¿Y quién era Orión?

-Es un guerrero mitológico. Vamos a buscar en internet a ver qué encontramos.

Cogimos una tablet y Raquel se puso a buscar Orión. Leímos la entrada de la Wikipedia y estuvimos charlando sobre lo que decía, pero Raquel estaba impaciente por ponerse a montar las figuras. Abrimos la caja y primero le echamos un vistazo al folleto. Cogimos la primera bolsa de piezas, la de la química, y seguimos las instrucciones.

2015-02-02 11.37.38 (2)

-Mira Deborah, este el matraz que puedes utilizar para agitar las disoluciones sin que salpique. Era el matraz que había diseñado este señor de nombre raro del que me hablaste muchas veces.

-Es un matraz Erlenmeyer.

-¡Ese! Er-len-me-yer. Vienen dos, uno con algo violeta y otro con algo verde. ¿Y por qué tiene chutes la química? ¿Anda con drogas?

– ¡No creo que sea eso! Las jeringuillas se utilizan mucho en el laboratorio, sirven para introducir volúmenes pequeños de líquido, por ejemplo.

-Pero para eso ya existen las pipetas, ¿no?

-Sí, pero a veces las jeringuillas son más prácticas porque nos permiten pinchar y así introducir un líquido en un matraz sin que entre nada de aire. Ya sabes que hay cosas que se estropean con el aire y tenemos que usar otros gases. También hay aparatos de laboratorio que necesitan de una jeringuilla para introducir la muestra.

-Estos botecitos tienen tapones de diferente color ¿eso significa algo o los pusieron así porque sí?

-Es posible que cada color se identifique con una sustancia. Por ejemplo los gases se identifican con códigos de color: el nitrógeno se identifica con el negro, el oxígeno con el blanco, el aire, como el que usan en las bombonas de los hospitales siempre es una bombona negra con una franja blanca, el hidrógeno es rojo, y el butano, el de las bombonas de casa, es naranja.

-Es verdad, las bombonas de los hospitales son siempre así, y las de casa son siempre naranjas. Nunca lo había pensado.

2015-01-30 17.20.08 (2)

Seguimos hablando del material de laboratorio, intentando imaginar a qué objetos se parecían y qué podían ser. Después montamos las piezas de la segunda bolsa.

-Ésta es la que tiene un dinosaurio.

-¿Y qué profesión tendrá?

-Arqueóloga o paleontóloga.

-¿Sabes qué diferencia hay?

-Ni idea, a lo mejor son lo mismo.

Entonces Raquel me cogió la tablet y buscó en internet la diferencia entre ambas.

2015-01-30 16.53.59 (2)

-Mira, la chica tiene un colgante que parece un fósil de caracol.

-Es un amonite. ¿Sabes qué es un fósil?

-Sí, son huesos que se quedaron petrificados después de mucho tiempo ¡Salía en un capítulo de Phineas y Ferb! –y enseguida se puso a canturrear una canción sobre los fósiles que salía en la serie.

Después montó el dinosaurio, que era lo más complicado y hablamos un poco sobre ellos. Montó el microscopio y también pudimos hablar sobre los diferentes tipos de microscopios que hay y para qué se usa cada uno. Tras montar esta parte se puso a jugar a que el dinosaurio cobraba vida y se quería comer a la paleontóloga. De eso no aprendimos mucho, pero fue divertido.

2015-01-30 17.00.23 (2)

El último paquete de piezas era el de la astrónoma.

-Vaya, es otra chica.

-¿Por qué crees que son tres chicas?

-Supongo que por casualidad, en realidad qué más da si son chicos o chicas, si lo divertido es que investiguen.

Me gustó esa respuesta tan natural, ese “qué más da” tan espontáneo fue más representativo de la igualdad de lo que ella se imagina.

-¿Son unas científicas en concreto?

-No creo. ¿Conoces a científicas que se dediquen a estas cosas?

-Hay una química muy famosa de la que me hablaste una vez.

-¿Marie Curie?

Entonces buscamos en internet mujeres científicas, como Marie Curie.

-¿Para qué sirve esta pieza del telescopio que parece eso que llevan los barcos?

-Sí, parece un sextante. El sextante se usa para medir ángulos. Si sabes qué hora es y la elevación del sol, puedes conocer a qué latitud estás ¡sin GPS! Aunque aquí hace de pieza del telescopio.

-Es cierto, mira, sirve para mover el telescopio: si lo coges por aquí lo puedes girar e inclinar.

2015-01-30 17.19.12 (2)

-¿Sabes qué es la astronomía?

-Sí, claro que lo sé. Los astrónomos estudian las estrellas, los planetas, esas cosas.

-¿Y los astrólogos qué hacen?

-¿Los astrólogos son los que se inventan lo de los signos del zodiaco y el tarot y esas chorradas, no?

-Exacto: esas chorradas.

-Pues entonces la astrónoma en vez de observar estas constelaciones que ya llevan mucho tiempo ahí, tendría que estar observando a Chury, que es lo que mola mil.

Chury es como llamamos al cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko, el de la misión Rosetta, del que hemos hablado muchísimo y por supuesto le apasiona. Cogió un dibujo que tenía de haber explicado de qué iba esa misión, y lo apoyó sobre la pizarra de la astrónoma para hacer que estudiase eso.

2015-01-30 17.50.35 (2)

Cuando lo tenía todo montado empezó a jugar con él recreando las típicas situaciones de cualquier investigador: la química, jeringuilla en mano, se fue a rescatar a la paleontóloga de las garras del dinosaurio poniéndole una inyección tranquilizante, y después del rescate se fueron a celebrarlo brindando con los matraces del laboratorio.

2015-01-30 17.32.19 (2)

2015-01-30 17.58.32

-Raquel, seguro que la arqueóloga es la que más te gusta, porque a ti te encantan los animales.

-¡Pero me gustan vivos, no fosilizados! La que más me gusta es la química, pero eso es por tu culpa. Vamos a ponerle otro pelo, que así se parece más a ti. Pero lleva gafas y tú no llevas. ¿Por qué es la única que lleva gafas?

-Porque en el laboratorio, tanto la bata como las gafas, que no son gafas normales, se usan por seguridad. Imagínate que te salpicas con algo peligroso, así proteges los ojos.

-Pues para no salpicarse que use el matraz Erlenmeyer, que para eso está ¡Yo tengo que hacerme con uno para prepararme el colacao!

Después de un rato de risas y preguntas jugando con el set le pregunté si creía que se podía utilizar para aprender cosas.

-Yo he aprendido un montón de cosas hoy –y empezó a enumerar todas las cosas de las que habíamos estado hablando-.

-¿Crees que fomenta la creatividad?

-Sí, porque aunque tengas que seguir unas instrucciones para montarlo luego puedes jugar con él, desmontarlo, juntarlo con otro LEGO, ampliarlo. Puedes hacer lo que quieras porque en realidad es un juego. No es como en el colegio, que no puedes hacer nada.

-¿Crees que el colegio anula tu creatividad?

-A veces sí, porque tienes que hacer las cosas tal y como te mandan, y si quieres ser original, pues se ve mal y hasta puedes suspender.

Al final de la hora estuvimos buscando en internet más información sobre el set de LEGO, qué contaban otras webs y cómo funcionaba eso de LEGO Ideas. Raquel se puso a buscar algún set que incluyese a una veterinaria, que es lo que le gustaría ser en el futuro. No lo encontró. Quién sabe, quizá Raquel acabe teniendo su propia clínica veterinaria y enviando su diseño a LEGO Ideas.

¿Quieres tener tu propio set LEGO Instituto de investigación? Participa en el sorteo de un set hasta el día 13 de febrero de 2015. 

Y el ganador es…

¡MATEO VICENTE ZARAGOZA! 

a Rafflecopter giveaway

¡Enhorabuena Mateo!

 

Gracias a LEGO® y gracias a Raquel Argiz Eiriz.