Antes de llegar al mercado cada producto cosmético ha de pasar un exhaustivo control. A pesar de ello, cada cierto tiempo salta alguna alarma en forma de noticia sobre retirada de productos, ingredientes prohibidos, boicots contra marcas, etc. A continuación contaré cuatro sonados casos que nos hicieron dudar de la seguridad de los cosméticos. Les resultarán familiares. Veamos qué fue lo que sucedió. 

  1. LAS CREMAS DE MERCADONA

1Esto sucedió en agosto de 2012, pero todos los años se vuelve a compartir a través de las redes sociales como si fuese una nueva noticia y, desde entonces, la alarma reaparece cada verano.

La supuesta alerta consistía en que Mercadona se había visto obligada a retirar 11 de sus cosméticos. La causa era que en ellos se incluían dos ingredientes a partir de los cuales se podrían producir unos compuestos cancerígenos denominados nitrosaminas.

Lo que ocurrió realmente es que estos cosméticos sí llegaron al mercado porque cumplían con todos los requisitos establecidos en el reglamento y, por tanto, pasaron los controles sanitarios de la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y el Producto Sanitario). Los productos, fabricados para Mercadona bajo la marca Deliplus por RNB Laboratorio cosmético, sí fueron retirados del mercado, pero no porque la AEMPS lo ordenase. Los laboratorios fueron los que se percataron de la posible incompatibilidad entre aquellos dos ingredientes y, por iniciativa propia, decidieron reformularlos para adaptarse a la legislación -que ya contempla esa incompatibilidad-.

Cada vez que un laboratorio decide reformular un producto y retirar del mercado el producto antiguo, ha de notificarlo a la AEMPS y ha de volver a pasar los controles. Como sabemos, la AEMPS se encarga de notificar públicamente estos cambios. En su nota informativa, la AEMPS asegura que los productos retirados nunca entrañaron riesgo para la salud y que no se detectaron nitrosaminas en su composición.

Estas cremas nunca llegaron a implicar riesgos. La actuación de Mercadona de reformularlos por iniciativa propia fue ejemplar pero, por culpa de aquello, siguen suscitando dudas en los consumidores y siguen proliferando rumores al respecto en las redes sociales.

2

  1. EL PROTECTOR SOLAR INFANTIL RETIRADO DEL MERCADO

En junio de 2016 aparece en la prensa gallega la noticia de que hay varias cremas solares infantiles de una marca muy conocida que han sido retiradas bruscamente del mercado. A través de las redes sociales y de whatsapp circularon una serie de mensajes de desconfianza hacia la marca y de preocupación, junto con parte de la nota informativa que el Instituto Galego de Consumo hizo llegar a los establecimientos en los que se vendían los productos. En esta nota se alertaba de un peligro indefinido y se llamaba a la destrucción o devolución de los productos allí citados.

3

Lo que sucedió realmente, según el Servizo de Inspección, Vixilancia do Mercado e Seguridade dos Productos de Galicia, es que se informó de un error en el etiquetado de los productos, en concreto de sus instrucciones en francés. La alerta partió de la propia compañía que fabrica la crema solar con la intención de subsanar el fallo en las etiquetas.

El error en el texto de la etiqueta en francés fue que se omitió el «no» en la recomendación de no exponer al sol a niños y bebés en las horas de sol más intenso. Tras recibir la notificación europea sobre el producto, se remitió un oficio interno a los inspectores de Consumo y a la Consellería de Sanidade, encargados de verificar que efectivamente el producto no se encontraba en el mercado gallego, y estos fueron los que redactaron la circular que llegó a los establecimientos y que, días más tarde, se filtró parcialmente en las redes sociales, dando lugar a equívocos y a alarmas.

Estos productos nunca supusieron un riesgo para la salud. Aun así, las partidas que tenían ese error de etiquetado fueron retiradas del mercado.

4

  1. BARRAS DE LABIOS CON PLOMO

Cada cierto tiempo irrumpe en las redes sociales la alarma de que existen labiales que contienen plomo en su composición. Aparecen acompañados de imágenes con las supuestas manchas que producen sobre los labios y con videos tutoriales para detectar qué labiales contienen plomo. Los vídeos que circulan son bastante rudimentarios y no responden a un criterio científico, es decir, no sirven como método para detectar la presencia de plomo. La mayoría se basan en la creencia de que al frotar un labial con una pieza de oro, si el color se oscurece, es que tiene plomo. Químicamente no tiene ningún fundamento.

5

En vista de la proliferación de estas informaciones, la AEMPS hizo una nota informativa pública en la que asegura que el plomo es uno de los ingredientes prohibidos en cosmética en el reglamento europeo, así que es imposible que un producto con plomo hubiese pasado los controles sanitarios y llegase al mercado.

No hay labiales con plomo en el mercado, así que todas las alarmas creadas al respecto son falsas.

6

  1. EL BOICOT A LAS GRANDES MARCAS POR EXPERIMENTAR CON ANIMALES

Si hacemos una búsqueda rápida por internet en busca de listas de marcas que experimentan con animales nos puede dar vértigo. Estas listas existen, pero ¿responden a la realidad?

7

En la UE existe un contundente reglamento sobre productos cosméticos. En el artículo 18 del reglamento se especifica que está totalmente prohibida la experimentación animal en toda la Unión Europea. Los organismos encargados de verificar que el reglamento se cumple también se encargan de controlar que ningún cosmético fruto de la experimentación animal llegue al mercado europeo. Los controles en frontera también evitan que lleguen al mercado europeo productos cosméticos de países en los que la experimentación animal está permitida.

8

Es imposible comprar legalmente un cosmético en Europa que haya sido fruto de la experimentación animal. Las listas que circulan por las redes o bien hacen referencia a países de fuera de la UE, o bien son bulos.

Actualmente también se recomienda no utilizar como reclamo publicitario el hecho de no testar en animales, ya que en el reglamento (UE) No 655/2013 en el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos, dice:

  1. Las reivindicaciones relativas a productos cosméticos han de ser objetivas y no denigrar a los competidores, ni denigrar ingredientes utilizados legalmente.
  2. Las reivindicaciones relativas a productos cosméticos no deben crear confusión con productos competidores.

Publicitar un producto como «no testado en animales» supone violar estos dos puntos del reglamento, ya que sí denigra a los competidores e induce a error en el consumidor.

9

Los sellos utilizados para denotar que una marca no testa en animales también están en desuso en la UE por el mismo motivo.

CONCLUSIONES

Tanto el reglamento como los organismos que velan por su cumplimiento nos garantizan que los productos cosméticos de curso legal son seguros, no contienen ingredientes peligrosos ni sospechosos de ser peligrosos, se fabrican adecuadamente y sin poner en riesgo a animales.

Cada vez que nos tropecemos con alguna información que cuestione la seguridad de un producto primero debemos cuestionarnos la veracidad de esa información. A veces sólo con leer el artículo completo y no quedarnos con el titular, es suficiente. Otras veces acudir a fuentes fidedignas y oficiales es la única manera de llegar a la verdad del asunto.

Fuentes

Reglamento (CE) Nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de noviembre de 2009, sobre los productos cosméticos.

Real Decreto 1599/1997, de 17 de octubre, sobre productos cosméticos.

Real Decreto Legislativo 1/2015, de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos.

Orden SSI/2375/2014, de 11 de diciembre, por la que se modifica la Orden SPI/2136/2011, de 19 de julio, por la que se fijan las modalidades de control sanitario en frontera por la inspección farmacéutica y se regula el Sistema Informático de Inspección Farmacéutica de Sanidad Exterior.

Nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios AEMPS. GARANTÍAS SANITARIAS DE LOS PRODUCTOS COSMÉTICOS. Fecha de publicación: 11 de febrero de 2016.

Diario Oficial de la Unión Europea L 190/31, 11.7.2013

Reglamento (UE) No 655/2013 de la comisión del 10 de julio de 2013 por el que se establecen los criterios comunes a los que deben responder las reivindicaciones relativas a los productos cosméticos.

Artículo «Alarma en la comunidad escolar ante una alerta de Consumo sobre un protector solar infantil» publicado en La Voz de Galicia por M. BALLESTEROS el 15 de junio de 2016.

Artículo «¿Mercadona retira cosméticos? Sí, hace dos años» publicado en OCU.org en abril de 2014.

Imagen de portada de Louise Taylor