El pasado sábado 27 de marzo se celebró un concierto masivo en el Palau Sant Jordi de Barcelona que congregó a 5000 asistentes. Las imágenes recuerdan a otro concierto de las mismas dimensiones celebrado en el WiZink Center de Madrid el 19 de diciembre de 2020. En ambos la incidencia acumulada de COVID-19 estaba por las nubes, a las puertas de una inminente nueva ola, con fuertes restricciones de reunión y de movilidad, y con más de cien muertes al día.

Seguir leyendo…